Archivo por meses: diciembre 2015

Feliz y próspero 2016

Os felicito el año 2016 de una manera muy especial; con un libro y una gran noticia.

El libro: “Pétalos de luna”
La noticia: El día 19 de enero de 2016 estará en todas las librerías. ¡En papel!

Os felicito el año compartiendo con vosotros mi felicidad.

Que los pétalos de luna os traigan a todos salud, prosperidad y alegría en 2016.

unnamed

Feliz Navidad

En Nochebuena, mi padre no cerraba la puerta de casa. Decía que debía permanecer abierta por si pasaba alguien que no tenía qué cenar o dónde dormir. Aquello se presentaba ante mí como una excelente oportunidad para hacer algo bueno. Cada Navidad anhelaba la llegada de un pobre con quien compartir no solo la cena y el techo, sino también nuestra alegría.

Hacer algo bueno por otra persona es la más extraordinaria ocasión que se nos puede ofrecer en la vida. Porque proporciona la mayor de la felicidades. Y no es una felicidad pasajera.

En esta Navidad, mi deseo es que mantengamos las puertas de nuestro corazón abiertas de par en par por si pasa alguien que necesita nuestra ayuda y nuestro cariño. Que tengamos muchas oportunidades para ser felices y sepamos aprovecharlas.

Feliz Navidad

Versión 3

Amigos

No es nostalgia,
es la antigua ternura que sobrevive a cualquier tiempo nuevo.
Es la tersa alegría, el fuego recurrente, el irse sin adioses, la presencia sedosa de la inocencia.
Es no estar nunca solos en el quicio de los años.

El tiempo recobrado.
Hermanos de tierra y de memoria.
Espejos donde los rostros se miran en las rosas frescas de ayer.
Ráfagas candenciosas de amor y de consuelo.

Escondites, piedras y sangre en las rodillas y en la frente.
La inmensidad de lo fugaz.
La ingenua cordura y los secretos. Las primeras respuestas.
Las balsas, las veredas.

Y, de nuevo, hermanos del principio.
Henos aquí, hoy y siempre. IMG_5891
IMG_5882

Yaya Concha, mi madrina

El día de la Inmaculada era su día, y lo será siempre para todos los que en este día nos reuníamos en torno a ella: hijos, nietos, sobrinos, cuñados, consuegros… Recuerdo su casa llena de gente que llegaba a felicitarla. Las copas de vino y los vasos de refrescos sobre la mesa. ¡Y las almendras garrapiñadas! (Nadie las hace tan ricas como ella). Era un gozo ver a tanta familia reunida. Unos hablaban de la siembra, otros de política, otros del vino y de las almendras, otros de los abrigos que estrenaban o de la película que vieron ayer… Y a ella no se le escapaba nada: nos observaba, nos escuchaba, nos amaba.

Era ejemplo y maestra para todos. Y su recuerdo sigue guiándonos.
Era señora de sí misma; seria, juiciosa, inteligente y diligente. Obraba siempre con rectitud y con prudencia.
Tenía genio e ingenio, entereza, buen gusto.
Tenía el arte de la conversación y encontraba siempre lo mejor de los demás.
Se tomaba la vida muy en serio.
Le interesaba la ciencia, la política, la literatura, la educación, el teatro, el cine, los medios de comunicación, la moda…

Nada ni nadie le era indiferente.

Fuente de magnanimidad y de generosidad,
poseía el don de la sabiduría, el don de la caridad y el don de la preocupación.

De los tres, yo he heredado el último.

Ojalá me pareciese más a ti, yaya.

IMG_0316