Archivo de la categoría: Sin categoría

“Pétalos de luna” en “La Rioja”

Muchas gracias, Diego Marín A. y Justo Rodríguez, por esta crónica tan chula en Diario “La Rioja“.

Es el recuerdo perfecto de un gran día para mí. ¡Me encanta!

IMG_0494

Carlos Reula: “”Pétalos de luna” me arrebató”"

El empresario zaragozano Carlos Reula me hizo llegar ayer su opinión sobre “Pétalos de luna”:

“He leído “Pétalos de luna” con la misma pasión que alimenta a sus personajes. La termine hace un mes y aún guardo su sabor.  Esa semana de lectura estaba deseoso de que llegaran las once de la noche para retomarla. Tiene su punto de ingenua, su punto de divertida, algo de turbulenta, erótica, simbólica, freudiana… Lleva a nuestras calles zaragozanas a los accesos de la tragedia griega. Es sorpresiva. Pasa en dos renglones de lo sublime a lo cotidiano, del amor en email a Safo. De verdad que me arrebató.

Solo una consideración más:  Fíjate cómo evoluciona el mundo de rápido que si hubiera existido el WhatsApp posiblemente el desenlace habría sido otro. O quizás el mismo pero con mayor rapidez. Soy un convencido de que se puede morir de amor”.

Muchas gracias, Carlos, por leer mi novela y por hacerme llegar estas líneas.

unnamed

Muchas gracias, Carlos, por leer mi novela y por hacerme llegar estas líneas.

“Pétalos de luna” en el especial Feria del Libro del Diario del AltoAragón

PétalosdelunaFeriadeHuesca

Tengo un montón de amigos

Cuando oí esta frase en una película de Frank Capra (El secreto de vivir), sentí una suerte de envidia y de tristeza. ¡Qué afortunado! -pensé- Yo no tengo tantos amigos. Sin embargo, el día de mi cumpleaños, cuando empecé a recibir tantas felicitaciones, me acordé de esas palabras y sentí que me pertenecían: Tengo un montón de amigos, que sois vosotros. Soy muy afortunada por contar con vuestra amistad. Me siento honrada, privilegiada, feliz y profundamente agradecida a cada uno de vosotros. GRACIAS

IMG_5154-2

 

La propagación de la escritura

Lo maravilloso de escribir es escribir, sin más. Pero cuando el escrito está acabado, viene ese delicioso reposo que consiste en no estarse quieto y en el cual cada acción se refleja y se propaga como cuantos de luz, como fotones.

Y así es que un año y medio después de su publicación en ebook, continuo gozando de las muchas alegrías que me proporciona “Pétalos de luna“. Participar en el Congreso del Libro Electrónico fue una de las grandes, y las grandes tienen muchas irradiaciones. Hoy, por ejemplo, he recibido dos fotones (valen aquí las dos acepciones de la palabra; la que está en el diccionario y la que se entiende como buenísima foto). Primero, Eli Río ha publicado en un grupo de whatsApp que compartimos un foto de la página de El Cruzado Aragonés donde se muestra un momento para mí muy feliz del Congreso: cuando conocí a Luz Gabás y me reencontré con Antón Castro y con Esteban Navarro. Y hace un rato, otra alegría: Lolo Sampedro, la directora de El Cruzado y buena amiga, me ha enviado la foto original. 

Muchas gracias, Lolo, por la publicación de El Cruzado, y muchas gracias a las dos por ese gesto tan bonito de enviarme las fotos.

10752513_864736593561337_1058527920_o

 unnamed

 

 

La urgencia de actuar

Cuando presenté “Pétalos de luna” en Madrid, junto con Maribel Verdú, Jorge Sanz y Luis Alegre, hablé de la alegría que suponía para mí publicar en ebook. ¡Mi novela en una pantalla! “Y al cabo —añadí— ¿no pensáis que el valor de una novela está en la propia novela (el lenguaje, la historia, los personajes, las emociones que es capaz de causar…) y no en el formato?” (Por cierto que tanto Maribel como Jorge afirmaron que la querían en pantalla, pero en pantalla grande, y con ellos como protagonistas).

Así lo dije y así lo pienso; sin embargo, ahora que ha transcurrido algo más de un año después de aquel entrañable y divertidísimo acto de presentación, y pese a que continúa produciéndome la misma alegría que entonces ver “Pétalos de luna” en un libro electrónico; aspiro (además de a disfrutarla en la pantalla grande), a verla impresa en papel. Aspiro a tocarla, a olerla (como dicen los amantes de las hojas) para que aquellos que aún no leen en formato digital, puedan leer mi novela. Para que nadie de cuantos se han interesado por ella se quede sin leerla.

Empecé así la presentación de la novela:
“Pétalos de luna” es una novela que recuerda la urgencia de actuar.

El II Congreso del Libro Electrónico que se ha celebrado estos días en Barbastro ha puesto también de manifiesto la urgencia de actuar: de unir esfuerzos de libreros, bibliotecarios, editores y escritores; de facilitar la lectura, de dar al lector lo que quiera y donde lo quiera; de crear un mercado de libros único para quienes hablamos el mismo idioma; de dejar de poner impedimentos que lo único que hacen es favorecer la piratería… y de otras urgencias que tan bien ha plasmado Darío Pescador en las conclusiones del Congreso.

Enhorabuena a Fernando García Mongay por idear y poner en marcha este encuentro que no solo invita a la reflexión y a la puesta en común, sino, sobre todo, a la acción. Enhorabuena y muchas gracias por haberme invitado a participar en él. Ha sido muy importante para mí. Fue un lujo compartir la mesa redonda con Antón Castro, Luz Gabás y Esteban Navarro.

Las fotos son del maravilloso artista Álvaro Calvo. Todo un lujo.

15045423004_00823ebfd7_b

15664981891_64ee44f3bb_b

Lo mejor de mi cumpleaños sois vosotros

Hoy es mi cumpleaños y lo he celebrado de una manera muy especial, comiendo con mi marido ¡y con mi sobrino Pablo!
Hemos disfrutado muchísimo. A Pablo le encantan los helados, pero no le gustan fríos, así que hemos tenido que inventar otra modalidad. Ni siquiera eso es imposible cuando se trata de hacer felices a aquellos a quienes amamos.

Hoy es mi cumpleaños y soy muy feliz porque vosotros estáis enviándome mensajes en los que me deseáis que sea feliz. Y estoy rebosante de amor y de cariño porque estoy recibiendo amor y cariño a raudales en vuestras llamadas y en vuestros mensajes. Nada hace más feliz que amar.

Lo mejor de mi cumpleaños sois vosotros: todos los que me llamáis, los que me enviáis whatsapps, los que me felicitáis en las redes, los que os acordáis de mí pero no podéis llamarme o escribirme, los que me queréis pero no sabéis que es mi cumpleaños…

Gracias a mis queridos amigos de la Carroza Parramaca, a las “epipoteas”, a los “incondicionales”, a todos mis amigos de Facebook, a los que leéis lo que escribo en este blog, a mis seguidores de Twitter, a los que me enviáis mensajes, a los que me llamáis, a los que estáis leyendo mi novela…  Gracias por mover mi corazón, por agrandarlo, por poner a mil mi batería del amor.

Cuando le he dicho a Pablo que la patata frita que me daba era la mejor, me ha respondido: “es que te quiero tanto, que quiero darte siempre lo mejor”. ¡Cuántas lecciones me da mi sobrino a sus  cuatro añitos!

63a7ada01faff461dfb2e8d0ad4ea426

Zaragoza, capital del Amor

Lo dijimos Mariano Gistaín y yo en 2009: Zaragoza es la ciudad en la que más se besa del mundo. Nos pareció primero una afirmación romántica, pero no tardamos en comprobar que lo que tenía de romántica lo tenía también de realista, y nos decidimos a indagar los motivos. ¡Y hasta dimos con ellos! Este hallazgo nos llevó a reescribir el borrador de nuestro primer libro a cuatro manos: “Lo mejor de Zaragoza”, el cual, más que un ensayo sobre la capital de Aragón, que fue lo que nos propusimos componer al principio, es un canto de amor a la ciudad, o, mejor dicho, un canto a la Capital del Amor.

Lo dijimos Mariano Gistaín y yo en 2009: Zaragoza tiene alma de mujer enamorada. La ciudad destila amor por los cuatro costados. En Zaragoza se besa más que en París; hay más parejas de enamorados, más personas que se miran a los ojos, que se abrazan… Es un prodigio tan cotidiano que pasa inadvertido.

Sin embargo, no pasó inadvertido en el preludio de las fiestas del Pilar de este año: miles de besos en un mismo escenario: sonoros, apasionados, silenciosos, tímidos, románticos, familiares, amistosos, de gratitud… pero todos de amor. Y esto de los que se dieron en la Plaza del Pilar, pero estoy segura de que, en toda la ciudad, se besaron miles de parejas más, muchas de ellas sin saber que era la hora de los besos.

Zaragoza destila amor por los cuatro costados y quienes de dejan cautivar por su elixir conservan eternamente la pasión. El zaragozano, cuando se despierta, ya ama. Lo dijimos en “Lo mejor de Zaragoza” y lo repetimos, de otro modo, en la novela “Zaragoza, tú y yo”, que escribimos un año después. En ella augurábamos que Zaragoza iba a ser Capital Europea de la Cultura 2016; no ganó este título; sin embargo, sí estamos seguros de que en 2016, y también en 2021 (año en el que transcurre la acción), Zaragoza, la capital del Amor, será capital de la Cultura y de la Paz.

Gracias, Antón Castro, por las entrevistas.