Archivo de la etiqueta: arte

Miradas

Maria exposición Miradas

Miraba “Miradas”, la exposición con la que la Fundación Ibercaja celebra el 75 aniversario de la apertura de la primera oficina de Ibercaja en Huesca.

Miraba las obras que se muestran en el Palacio Villahermosa. Las que acaparaban mi admiración en el instante de la fotografía eran dos acuarelas de Alejandro Brioso. Una vez lo vi pintar en su estudio. ¡Y yo que pensaba que en colegio lo había aprendido todo sobre la acuarela! ¡Qué ingenua! —eso pensé. Me admiró su técnica y también su obra; sobre todo, aquella que se centraba en la figura humana, aquellos viejos sentados en un banco tomando el sol, o la anciana vestida de negro mirando a la ventana.

Hay obras eternas, que van cambiando con el tiempo, otorgando nuevos sentidos a cada momento.

No se parecían en nada aquellas obras de Brioso a las que me descubrió la exposición de Ibercaja. Las nuevas me gustaron todavía más.

Me fascina observar la evolución: en las costumbres, en las cosas, en el arte y, por supuesto, en las personas. No importa que me guste o no el resultado, lo que me maravilla es la transformación misma, el movimiento.

Las obras que se pueden ver estos días en el Palacio Villahermosa poseen lazos ocultos que conectan pasado y presente. Obras eternas todas que, enraizadas en su tiempo y en su lugar, conceden a quien las mira la oportunidad de contemplar el progreso en veintiséis lienzos.

Y si me cautiva la belleza de la evolución, aún más me seduce la de la diversidad. “Miradas” es una ocasión única para conocer Huesca desde visiones diversas, surgidas todas ellas desde un conocimiento muy íntimo de su paisaje y de su alma.

La exposición, coordinada por Fernando Alvira, reúne obras de Ángel Gutiérrez Fanlo, Esteban Escartín, Leoncio Mairal, José María Lanzarote, Fernando Alvira, Fernando Badías, José Alvira, Alejandro Brioso, Josefina Álvarez, José Generelo, José Beulas, Asunción Laplana, Teresa Ramón y Julio Nogués.

La foto es de Javier Blasco.

 

Mapi Rivera, Yolanda Tabanera y Esther Pizarro, tres maestras de Comunicación a través del Arte

“No conoce el discurso de la Verdad sino quien lo escucha por medio de la Verdad…” Muhyiddin Ibn’ Arabí

Mapi Rivera, Yolanda Tabanera y Esther Pizarro participaron recientemente en el encuentro “Tres artistas frente a su obra”, organizado por la Obra Social de Ibercaja en el marco de la exposición “El eterno femenino”. Cada una de ellas habló de su particular proceso creativo y, en esa acción de contar algo tan íntimo, tan desacostumbrado para los no artistas y tan escasamente material, revelaron que su trabajo es, fundamentalmente, comunicar el resultado de otro acto de comunicación entre lo material y lo espiritual o lo filosófico. Transmitir, plasmar, es solo el último paso de la experiencia artística; el primero es escuchar, buscar, conocer.

Mapi Rivera desveló que su gran fuente de inspiración es la poesía mística, “que tiene la capacidad de comunicar directamente con una realidad sagrada”.  Las lecturas de Ibn’ Arabí inspiraron su obra “Mares sin orillas”, que se muestra en Patio de la Infanta. “Las iluminaciones de los místicos son como mares sin orillas, pero la orilla es el referente, donde plasmas tu experiencia”, explicó Rivera, y añadió: “cuando comunicas con algo que te sobrepasa tienes la necesidad de plasmarlo en la pintura, en la escritura…”

Yolanda Tabanera utiliza la práctica artística “como una oración, una especie de vibrar  profundo”. Le gusta escuchar al material artístico, del que afirma que tiene un sentido mágico y espiritual capaz de trasladarla a otros lugares. Dice Yolanda que el arte debe indagar en las cuestiones internas de la humanidad, en lo profundamente humano y considera que ofrece la posibilidad de enriquecer esta realidad. “Peso precioso” es la obra que exhibe en Patio de la Infanta.

También el trabajo artístico de Esther Pizarro tiene como punto de partida la existencia humana. Las referencias filosóficas son clave en su proceso creativo y necesita leer mucho para crear. Cuenta que “el artista filtra la realidad a través de la mirada, ese es el centro del proceso creativo”. Observa puntos de energía que comunican a unos seres con otros y traza mapas invisibles de esos puntos y de las vías de comunicación entre ellos. Esos mapas pueden verse en la obra que Esther expone en “El eterno femenino”, “Doble identidad”.

El Arte y la Comunicación no se limitan a lo que nuestro cuerpo físico percibe por los cinco sentidos. Somos algo más que un cuerpo físico. Salir de los límites que impone lo material, transcenderlos hacia lo superior o hacia el interior, no solo nos hará más libres, sino que nos descubrirá la verdad.

Las artes, el silencio, la meditación, la oración son necesarias para mejorar nuestra capacidad de escuchar, de conocer, de abarcar y, por supuesto, de transmitir.

El psicólogo Abraham Maslow afirma en su obra “La personalidad creadora” que “la educación a través del Arte puede ser especialmente importante no tanto para producir artistas u objetos de Arte sino más bien para obtener personas mejores”. Si educamos la Comunicación con materia artística, si introducimos en ella la inspiración, el espíritu y la belleza del Arte, la Comunicación se hará más pura, más sincera y, en consecuencia, más eficaz.

Yolanda Tabanera, Esther Pizarro y Mapi Rivera en Patio de la Infanta. Foto de Luis Correas.

Yolanda Tabanera, Esther Pizarro y Mapi Rivera en Patio de la Infanta. Foto de Luis Correas.