Archivo de la etiqueta: Huesca

Palabras en las que juntos nos hemos enredado

Taller Escritura Creativa Huesca

“Pétalos de luna” en el especial Feria del Libro del Diario del AltoAragón

PétalosdelunaFeriadeHuesca

De Ferias

El encuentro con cada lector es para mí un premio y un motivo para continuar escribiendo todos los días. Quizá por eso me gusta tanto la Feria del Libro. Este año tendré la oportunidad de disfrutarla en tres ciudades y en cuatro ocasiones. ¡Os espero!

Feria del Libro de Huesca: Sábado 28 de mayo a partir de las 18 horas

Feria del Libro de Zaragoza: Martes 31 de mayo desde las 18:30 horas en la caseta de la Librería Central.
Sábado 3 de junio de 19:30 a 21 horas en la caseta de Casa del Libro.

Feria del Libro de Madrid: Domingo 12 de junio de 12 a 14 horas en la caseta de la editorial Planeta (262)

Versión 2

“Teje María un universo romántico en toda su amplitud…”

“…desde la delectación amorosa hasta el desgarro más insoportable, del más seductor ambiente al más sórdido entorno, de la más fascinante seducción del Paraíso al más terrenal escenario urbano, de las orillas del Ebro al Pirineo, de la diversión a la desesperación, de la expectativa a la desesperanza. Todo está tamizado por ese velo de la belleza en la composición de la palabra, que se enseñorea en cuanto literariamente aborda”.
“… las escenas fluyen entre exuberantes descripciones y ritmos diversos. Entre el torbellino, bien petulante, bien sincero, del género epistolar y la desconcertante realidad. Entre la apariencia del amor desnudo como móvil y la inquietante aparición de la duda, que ora queda aplacada, ora irrumpe impulsiva”, dijo Javier García Antón, director del Diario del AltoAragón, en la presentación de “Pétalos de luna” en Huesca.

GRACIAS, Javier, y GRACIAS, Miriam Martínez, por estas palabras y por la excelente crónica que me dedicasteis en vuestro Diario.

IMG_6514IMG_6528

La magia de dar

Bajo los paraguas, Reyes Magos en busca de aquellos objetos que harán felices a las personas que aman.
Todos somos Reyes Magos en estas fechas: leemos, o tratamos de adivinar, los deseos de otros para poder cumplirlos; para ver sus rostros de felicidad la mañana del 6 de enero.
Magos y, al mismo tiempo, niños que esperan que otros hayan leído nuestras peticiones y estén dispuestos a atenderlas.
Este ver cumplidos los deseos de los que nos rodean y los nuestros adquiere en estas fechas carácter mágico.
Sin embargo, durante todo el año tenemos deseos, aspiraciones y necesidades cuya satisfacción no depende solo de nosotros mismos; siempre está en manos de alguien más.
Y viceversa; las necesidades de otros están muchas veces en nuestras manos.
Poseemos la magia de poder hacer felices a otros. Solo tenemos que estar atentos.

IMG_5999

Galdós, Unamuno y Acín

En la tertulia canaria del Café Universal, Benito Pérez Galdós arrancaba las hojas del periódico y hacía pajaritas y otras figuras de papiroflexia. También Miguel de Unamuno es conocido por este arte. Hasta inventó una palabra para denominar la “ciencia que estudia las pajaritas de papel”: Cocotología (compuesta por la palabra francesa cocotte, pajarita de papel, y de la griega logia, de logos, tratado). Ramón Acín es el autor de las más famosas pajaritas, las que se encuentran en el parque Miguel Servet de Huesca.

Este cuento va por ellos:

Galdós, Unamuno y Acín

(En el Paseo de Las Pajaritas)

Sentado en uno de los bancos del parque, don Benito acabó de leer el periódico, arrancó una hoja y comenzó a doblarla y a volver a doblarla amasando las superficies hasta que de su meticulosa ejecución de pliegues surgió una pajarita impecable.

—¡Habla, pajarita! ¡Habla! —exclamó don Miguel desde el otro extremo del paseo.

—¡Pensaba que no llegabas hoy!

—El tiempo se detiene en esta hermosa ciudad. ¿Y Ramón?

—Estará ayudando a algún artista en apuros.

Un anciano que pasaba los interrumpió:

—Buenas noches.

—Buenas noches.

—Parecen ustedes de otra época; sin embargo, me resultan familiares.

—Permítame presentarle a don Benito Pérez Galdós. Soy Miguel de Unamuno. Venimos a re-unirnos con don Ramón Acín, a quien estamos esperando. Aquí seguimos los tres en el empeño de perseverar en nuestro ser. Somos el esfuerzo que ponemos en continuar siendo hombres, en no morir.

—Me gusta esta época y esta ciudad —añadió don Benito—. Aquí es fácil emular las dotes observadoras de Cervantes, de Velázquez, de Dickens. Lo inmutable del corazón humano y los ordinarios sucesos de la vida tienen aquí y ahora grandes condiciones de originalidad, de colorido, de forma.

—Yo también escribía —dijo el anciano—. Nunca publicaron mi obra.

—Todavía está a tiempo. ¡Le ayudaremos!

El anciano presentó su novela en el Paseo de Las Pajaritas. Desde entonces, escritores, pintores, artistas de todo el país se citan en este lugar. Recitan poemas, representan obras de teatro, leen novelas… Unos pintan, otros tocan algún instrumento. Hacen tertulias, vienen mecenas. Galdós, Unamuno y Acín no faltan a ningún encuentro.

IMG_2696

Miradas

Maria exposición Miradas

Miraba “Miradas”, la exposición con la que la Fundación Ibercaja celebra el 75 aniversario de la apertura de la primera oficina de Ibercaja en Huesca.

Miraba las obras que se muestran en el Palacio Villahermosa. Las que acaparaban mi admiración en el instante de la fotografía eran dos acuarelas de Alejandro Brioso. Una vez lo vi pintar en su estudio. ¡Y yo que pensaba que en colegio lo había aprendido todo sobre la acuarela! ¡Qué ingenua! —eso pensé. Me admiró su técnica y también su obra; sobre todo, aquella que se centraba en la figura humana, aquellos viejos sentados en un banco tomando el sol, o la anciana vestida de negro mirando a la ventana.

Hay obras eternas, que van cambiando con el tiempo, otorgando nuevos sentidos a cada momento.

No se parecían en nada aquellas obras de Brioso a las que me descubrió la exposición de Ibercaja. Las nuevas me gustaron todavía más.

Me fascina observar la evolución: en las costumbres, en las cosas, en el arte y, por supuesto, en las personas. No importa que me guste o no el resultado, lo que me maravilla es la transformación misma, el movimiento.

Las obras que se pueden ver estos días en el Palacio Villahermosa poseen lazos ocultos que conectan pasado y presente. Obras eternas todas que, enraizadas en su tiempo y en su lugar, conceden a quien las mira la oportunidad de contemplar el progreso en veintiséis lienzos.

Y si me cautiva la belleza de la evolución, aún más me seduce la de la diversidad. “Miradas” es una ocasión única para conocer Huesca desde visiones diversas, surgidas todas ellas desde un conocimiento muy íntimo de su paisaje y de su alma.

La exposición, coordinada por Fernando Alvira, reúne obras de Ángel Gutiérrez Fanlo, Esteban Escartín, Leoncio Mairal, José María Lanzarote, Fernando Alvira, Fernando Badías, José Alvira, Alejandro Brioso, Josefina Álvarez, José Generelo, José Beulas, Asunción Laplana, Teresa Ramón y Julio Nogués.

La foto es de Javier Blasco.

 

“María la portuguesa” interpretada por Argentina

Comparto con vosotros una de mis canciones favoritas, “María la portuguesa”, magníficamente interpretada por Argentina, la cantaora onubense nominada a los Premios Grammy.

Argentina llega este fin de semana a Aragón para poner su voz en el espectáculo “El Amor brujo”, acompañada por la Orquesta “Reino de Aragón”. (En el Palacio de Congresos de Huesca el día 8 de mayo y en el Auditorio de Zaragoza el día 10 de mayo)

Forges

Ya habíamos terminado de comer cuando Noa, la preciosa hija de María José, ha llegado del colegio. Ha abierto la cartera, ha sacado unas hojas de papel y unos lápices y se ha puesto a trazar algunas letras al lado del gran dibujante. Él le ha pedido una hoja y le ha dibujado una lagartija. No ha puesto su firma pero no era necesario, viene impresa en cada uno sus trazos. Inconfundible Forges.

Cuánto me gustaría que algún día, al leer cualquier fragmento que yo escriba, adivinen que soy yo la autora. Mientras, ensayo, pienso, miro y aprendo de los grandes, de los que ya lo han conseguido.

Ha sido un privilegio comer con Forges, mucho más que un genial dibujante. Aún más que sus dibujos deslumbran su inteligencia, su simpatía y su extraordinaria amabilidad.

IMG_4059

Antón Castro, un género literario indispensable

Si Esteban, el hijo de Sabela, hubiera nacido en Macondo, habrían sido más de cien los años de soledad. Porque después de leer y aprender El Libro Rojo, Esteban era “capaz de arreglar las mayores catástrofes, de curar las más punzantes y dolorosas heridas y de vivir las aventuras más increíbles”. Nada había imposible para él. Sin embargo, este niño de pelo rubio que “empezó a andar antes de los ocho meses y aprendió a hablar de inmediato y pronunciando con mucha perfección la erre” nació en Baladouro y es esta aldea la que se propone salvar de la feroz tormenta que amenaza con sumergirla para siempre.

La aventura de Esteban alcanza un sentido superior al conocer que el mal que amenaza a Baladoruo fue el mismo que acabó con otras ciudades legendarias y fruto del castigo de los nubeiros a un rey que fue injusto, cruel y desagradecido.

La lectura de “La leyenda de la ciudad sumergida” me ha hecho creer que estaba ante la novela de García Márquez. Igual que en “Cien años de soledad”, en la obra de Antón Castro las creaciones imaginarias compiten de igual a igual con la realidad; lo imaginario tiene el mismo afán arrollador que lo real, y ambas dimensiones adquieren una misma naturaleza narrativa con la que el autor crea un mundo de extraordinaria riqueza.

Animales, personajes mágicos, seres del más allá, mitos y misterios, fantasía en medio de la cual el niño de Baladouro, a lomos de Pindusa, la yegua parda que es capaz de hablar con la gente y no le tIene miedo al vendaval, y de la inabarcable imaginación y excelente narrativa de Antón Castro, se convierte en héroe de esta epopeya en prosa.

Dijo José Domingo Dueñas en la presentación de “La leyenda de la ciudad sumergida” en la Librería Anónima de Huesca que Antón Castro es en sí un género literario. Y yo añado que Antón Castro es un género literario indispensable. Tal vez porque su amorosa mano otorga a su obra un brillo excepcional. “La leyenda de la ciudad sumergida” es el verdadero cuento de un narrador.

La obra, editada por ediciones Nalvay, está maravillosamente ilustrada por el artista Javi Hernández.

la-leyenda