Archivo de la etiqueta: Ramón Acín

Alicia Giménez Bartlett

Domina el lenguaje igual que cualquier escritor quisiera hacerlo algún día. Tiene además un don para convertirlo, si es necesario, en un recurso cómico en sí mismo, y lo hace con la misma sabiduría, con la misma agudeza y elegancia con que lo hacía Cervantes en el Quijote, en los momentos indicados (aún en los más duros y crueles, que es precisamente cuando más se necesita) y con la intensidad oportuna. En ese humor se halla, según ella, la clave de la lealtad de sus lectores; pero hay muchas más cosas: está su prosa eficaz, límpida, depurada que fluye desde el papel hasta la mente y hasta las entrañas de quien la lee. Dice Alicia Giménez Bartlet que espera con ansia cada día que lleguen las ocho de la tarde porque es la hora a la que ella se sienta a disfrutar de sus lecturas, y yo lo que anhelo es encontrame con ella en sus obras. Ya llevo leídas unas cuantas pero no pararé hasta que las complete todas porque cuando se empieza a leer a Barltett ya no se puede parar. Experimenta con nuevos modos de narrar que unidos a la variedad de sus personajes dan como resultado apasionantes polifonías de lenguajes, de estilos orales y de léxico. Leed su última novela, “Hombres desnudos”, y escucharéis un concierto  sublime. Crea personajes reales, compactos, libres y dueños de su albedrío a los que respeta y trata con inmenso cariño, a cada uno de ellos. Después de conocerla, una se da cuenta de que no puede ser de otra manera.

Millones de gracias a Ramón Acín, a Bizén Fuster y a la Diputación de Zaragoza por regalarme la oportunidad de pasar una tarde con la grandísima Alicia Giménez Bartlett. ¡Cuánto me divertí y cuánto aprendí!

5

IMG_6777

Galdós, Unamuno y Acín

En la tertulia canaria del Café Universal, Benito Pérez Galdós arrancaba las hojas del periódico y hacía pajaritas y otras figuras de papiroflexia. También Miguel de Unamuno es conocido por este arte. Hasta inventó una palabra para denominar la “ciencia que estudia las pajaritas de papel”: Cocotología (compuesta por la palabra francesa cocotte, pajarita de papel, y de la griega logia, de logos, tratado). Ramón Acín es el autor de las más famosas pajaritas, las que se encuentran en el parque Miguel Servet de Huesca.

Este cuento va por ellos:

Galdós, Unamuno y Acín

(En el Paseo de Las Pajaritas)

Sentado en uno de los bancos del parque, don Benito acabó de leer el periódico, arrancó una hoja y comenzó a doblarla y a volver a doblarla amasando las superficies hasta que de su meticulosa ejecución de pliegues surgió una pajarita impecable.

—¡Habla, pajarita! ¡Habla! —exclamó don Miguel desde el otro extremo del paseo.

—¡Pensaba que no llegabas hoy!

—El tiempo se detiene en esta hermosa ciudad. ¿Y Ramón?

—Estará ayudando a algún artista en apuros.

Un anciano que pasaba los interrumpió:

—Buenas noches.

—Buenas noches.

—Parecen ustedes de otra época; sin embargo, me resultan familiares.

—Permítame presentarle a don Benito Pérez Galdós. Soy Miguel de Unamuno. Venimos a re-unirnos con don Ramón Acín, a quien estamos esperando. Aquí seguimos los tres en el empeño de perseverar en nuestro ser. Somos el esfuerzo que ponemos en continuar siendo hombres, en no morir.

—Me gusta esta época y esta ciudad —añadió don Benito—. Aquí es fácil emular las dotes observadoras de Cervantes, de Velázquez, de Dickens. Lo inmutable del corazón humano y los ordinarios sucesos de la vida tienen aquí y ahora grandes condiciones de originalidad, de colorido, de forma.

—Yo también escribía —dijo el anciano—. Nunca publicaron mi obra.

—Todavía está a tiempo. ¡Le ayudaremos!

El anciano presentó su novela en el Paseo de Las Pajaritas. Desde entonces, escritores, pintores, artistas de todo el país se citan en este lugar. Recitan poemas, representan obras de teatro, leen novelas… Unos pintan, otros tocan algún instrumento. Hacen tertulias, vienen mecenas. Galdós, Unamuno y Acín no faltan a ningún encuentro.

IMG_2696